domingo, enero 28, 2018

No drama Llama


La suposición es la madre de las cagadas.

¿Conocen el movimiento “No drama llama”? No tiene muchos adeptos, pero yo soy uno. Se trata de un colectivo global de personas que desprecian el drama y a sus agentes. Entendido el drama como la sobre elaboración trágica de todas las situaciones cotidianas de la vida, especialmente las que involucran interacciones sociales. La imagen de la llama fue escogida debido a la curiosa costumbre que tienen las llamas de escupir, tal como las personas sobreactuadas gustan de escupir drama a sus semejantes.

A pesar de los "escupidores", creo firmemente que se puede vivir una vida con muy poco drama siguiendo algunas reglas simples, pese a que como ha mostrado Rogier Hesp en su extraordinaria serie de videos "Born to create drama" hay gente que incluso nace preconfigurado para el tema. #LinkRecomendado

Quizá sea debido a que tengo un cerebro obsesivo que solo se ocupa de absolutos, que odio el “como si” neurótico en el que todos hacen un esfuerzo por actuar y parecer. Sólo me lo caló en la aproximación erótica porque no hay más remedio. A mi alrededor veo en cambio un gran apetito por el drama: Histrionismo, conspiraciones de poca monta y teorías conspirativas aún más aburridas. Melodramas, juego de tronos, suspicacias…y como madre de todas las cagadas: suposiciones.

Quienes odiamos el drama no estamos solos. Recientemente abrí un grupo de MeetUp y aparecieron en mi casa casi una docena de personas dispuestas a entender cómo acabar con el apetito de drama en su mundo, lo cual claramente es complejo pues los humanos veneramos el drama desde los padres fundadores de la civilización. Pero para no claudicar en la aversión al drama, quiero dejar por aquí este simple pero sentido decálogo anti-drama que construí con mi grupo de MeetUp:

  1. Nunca suponga. La suposición crea problemas que únicamente están en su mente.
  2. Toda interpretación fuera de lugar es una agresión.
  3. Nunca. Nunca haga comentarios sobre el físico o la actitud de los otros a menos que las personas se lo pidan expresamente.
  4. Pare de juzgar. Suele decirse que todos estamos librando una dura batalla que los demás desconocen.
  5. Cuando tenga el permiso de los otros, no vuelva higiénicos sus comentarios. Un poco de emoción no viene mal cuando se habla con la verdad.
  6. Nunca diga nada en privado que no pueda repetir en público. Ni acepte que otros lo hagan. (Tomado de Antanas Mockus).
  7. Aficiónese a la literatura de psicología profunda, o dependiendo de su CI, a novelones venezolanos o letras de reggaetón. Esto le dará una buena cuota de drama a su vida mental y evitará buscarlos o provocarlos en la realidad.
  8. Siga aquel principio Zen que dicta que el único tiempo que tenemos es el presente. Mirar por el retrovisor solo es útil si uno va en reversa. Y el exceso de futuro suele asimilarse a la ansiedad.
  9. ¡Tenga una vida! Construya una vida amplia y expansiva. De esa forma no tendrá que abrevar en la vida de los otros.
  10. Funde su propio grupo de de 12 pasos para abandonar la adicción al drama…

…Haga grafitti, reparta volantes, use perifoneo en la calle…Cualquier forma de activismo es bienvenida. Lo cual pensándolo bien, es también bastante dramático.

1 comentario:

Johanns Palacio dijo...

Toda interpretacion fuera de lugar es una agresion...me recuerda a Freeman Tilden...