martes, julio 28, 2015

Sobre esto de la docencia




No soy un profesor popular, eso es seguro. Se de buena fuente que mis estudiantes han pervertido mi apellido para llamarme Reinaldo "Tiniebles" aunque por supuesto nunca me enteraré del verdadero remoquete...

Es por esto que me resultó tan inesperado que una de mis antiguas padawans me escriba para que le ayude en su incipiente carrera de docente. Escribió pidiendo "algunos trucos" para ser buen profesor. Yo mordí el anzuelo del elogio. Aunque de repente tengo la sospecha de que quizá no capté la ironía de su mensaje. En todo caso le envié algunas pistas. No del profesor que soy, pero si del que me gustaría ser. La lista podría ser como no, otra antología inútil pero igual aquí van mis consejos para recién iniciados:

1. Cambie el salón
Me refiero a físicamente. El ambiente condiciona la manera como disponemos nuestras mentes. Al principio habrá resistencia pero al final al menos recordarán que usted cambiaba el salón. Dispónga el salón por parejas, otro día disponga un círculo, alguna vez en pequeños grupos y un día cualquiera póngalos a todos de espaldas.

2. Haga exámenes en los que los estudiantes puedan usar todos sus recursos
Esto le obligará a diseñar evaluaciones libres de esquemas memorísticos y disminuirá la ansiedad frente a la evaluación, pero además condicionará su clase hacia una experiencia de construcción y no para recordar contenidos.

3. Use las redes sociales
Los estudiantes las usan. Es una nueva realidad de nuestro mundo, y puede generar flujos de información y conocimiento que hagan de la clase una experiencia extendida mucho más allá del curso.

4. Extienda la red
No se enfoque en los contenidos de la clase. Lo más probable es que estén obsoletos en pocos años, si es que ya no lo están. Concéntrese en transferir su experiencia más genuina, sus fuentes, sus conocimientos procedimentales, sus opiniones y sus pasiones. Los estudiantes podrán olvidar los contenidos pero no los elementos que usted transfiera de su vida.

5. Cuente historias
Nada vincula más a los estudiantes que una historia, especialmente si está en clave autobiográfica. Historias! Pero no chistes. Cada vez que usted cuente un chiste, el respeto de sus estudiantes disminuirá un 20% No hay forma de que un profesor cuente un chiste divertido.

6. Tumbe el muro
La implicación emocional es crítica. Somo seres emocionales. Apunte al sistema límbico de sus estudiantes. Bájese del pedestal y trabaje en la confianza y respeto, no en poder y control.

7. Cambie los roles
Evaluar, presentar, tomar notas, usar el tablero, pasar la lista...no tienen que ser tareas o roles fijos del estudiante o del profesor. Juegue con los roles.

8. Aprendase los nombres
Los estudiantes estarán mejor dispuestos si usted les llama por su nombre. Los narradores deportivos necesitan aprende el nombre de los jugadores, un docente necesita aprender el nombre de sus estudiantes. Llamar a alguien por su nombre es un pre requisito de una relación social significativa.

9. Resuelva un problema en cada clase
Eso hará que la clase sea potente. Mejor si la pregunta es un enigma. Los seres humanos somos curiosos y nos encanta resolver enigmas y misterios. Aquí es donde usted debe preguntarse ¿cuál es la diferencia entre un enigma y un misterio?

10. Sorprenda
Haga que la clase sea impredecible. Uno de mis profesores entró una vez a clase con un paquete de toallas sanitarias, abrió una, despegó el papel y se pegó en la mano la parte engomada, así, borró el tablero. Nunca olvidaremos esa tontería. 

11. Share the stage
Invite a alguien. Eso dará dinámica a la clase y los estudiantes sabrán que usted pertenece a una red. Escucharán otras ideas y usted aliviará un poco la carga. Los invitados a clase evitan la entropía.

12. Sospeche
Nunca suponga que sus estudiantes están aprendiendo. Verifique permanentemente los aprendizajes. Con evaluación pero no con calificaciones. Si usted termina una explicación, solicita preguntas y no hay ninguna, puede estar seguro de que nadie entendió nada.

13. No se obsesione con ninguno de estos consejos, las clases son sistemas orgánicos, responden a reglas sistémicas y son impredecibles lo más probable es que todo y nada funcione.

2 comentarios:

Johanns Palacio dijo...

hace rato no entraba a leer tus simulacros, este me gusto mas que los anteriores, gracias maestro.

Anónimo dijo...

Estuve en tus clases. Lo viví. Eras el terror. Todos me dijeron al principio de semestre "¿escogiste las dos clases con él?¿ Éstas loca? .Nos encantaban los juegos macabros jejeje. Fue lo mejor. Sentía que mi cerebro explotaba, siempre salía con una pregunta de cada clase. Fue increíble. Nunca olvidaré aquel fantasma en la máquina.