jueves, julio 02, 2009

Despedida de casado

De nuevo diré que mi despedida de soltero fue un completo desastre. ¿Qué más podía esperarse de un evento de perversión y desmesura organizado por un profesor de psicología educativa? Pero ahora, aparece una luz al final del túnel...

La historia...

Romántico por siempre, había programado con mi esposa que nuestro matrimonio se realizará el domingo de resurrección de la Semana Santa del 2000. Un nuevo milenio...una nueva vida.... ¿Pillan el fondo existencial del asunto? Pero, (musiquita de Carmina Burana) oh desventura, nadie calculó nunca que debido a las tradiciones de tiempo, mi despedida de soltero debía realizarse un ¡Viernes Santo! (Exactamente lo que están pensando, sólo que nadie lo pensó hasta que fue muy tarde).

Llegado el momento, nos reunimos en la playa de Kilimanjaro a programar la juerga que debía claro, estar caracterizada por cantidades industriales de libertinaje y desenfreno. (Ahora que lo pienso, ya era un mal síntoma una reunión de planeación ¿No?). Descartamos las drogas por nuestra condición de novatos en el tema, la violencia por la inconveniencia de que a alguien le sacaran un ojo, que siempre resulta una pérdida incómoda, y nos quedó así, el vulgar pero siempre confiable sexo, que como dice Woody "sin amor es una experiencia vacía, pero es la mejor de las experiencias vacías". ¿Próximo paso? Buscar los complementos para ese tipo de experiencias vacias que generalmente incluyen Striptease, Jengasex y si tienes suerte hasta una Vueltita Verde.

A la caza de hetairas

Nada. Pese a todos los esfuerzos no hubo un solo prostíbulo, cabaret, lupanar o casa de lenocinio que atendiera en viernes santo. El peso de la Santa Madre Iglesia, pensamos. Los ecos terribles y lejanos de Bernardo Gui que acicatean las culpas y los miedos de los impenitentes... La estrategia fue tocar todas las puertas, bajando poco a poco de estrato hasta caer al fondo. Pero si señor, en Freddy's, los porteros nos llamaron al respeto por la Pasión de Nuestro Señor y nos mandaron a dormir.

Y como nos falló la institucionalidad, no nos quedó más remedio que las chicas freelance. (No, no. Entonces no había prepagos ni parapolítica).

Para que conste en el acta, hicimos con juicio la tarea: Marcamos todos los números clasificados de El Heraldo, accedimos a los canónicos sitios en Internet y llamamos a un amigo que conoce a un amigo, que conoce a un amigo...pero a las tres de la mañana debimos aceptar con resignación que nuestras sospechas se confirmaban: ¡Todas las putas de Barranquilla son católicas!

Exhaustos y reprendidos, capitulamos a la hora en que se pierden las grandes batallas: al alba. Resumen ejecutivo: Me fui al altar sin despedida de soltero. Sin la dosis consuetudinaria de perversión que te da el paso al mundo de los postes, de los cangrejos.

Pero hace un rato llegó a mis manos una opción esperanzadora. Mi amiga H. se está felizmente divorciando e ¡Invita a todos a su despedida de casada! Mira tú. Parece que la cosa es más común de lo que parece, y forma parte de las rutinas sociales de New York, Paris, Milán, Dubai y Barranquilla, sólo que a mi no me habían invitado a ninguna.

No es por aguar la fiesta H, pero me obsede una pregunta práctica de estricto interés autobiográfico ¿Si la de soltero es una despedida licenciosa, pues pasas del libre mercado a la propiedad exclusiva, en el caso contrario, la de casado es ascética como en mi despedida de soltero? Responde con urgencia por favor.

4 comentarios:

Angelica dijo...

JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAAJAJAJAJAJAJAAJAJAJAJA

Alejandro Valencia dijo...

jajajajajajajaja esta muy bueno, pero, si el viernes no se pudo debieron pensar en el sabado, o esque hay una parte de la historia que se omite?? ajajaj de resto muy buena

Anónimo dijo...

Mejor tarde que nunca... aunque hay cosas que solo significan algo en el momento, luego carecen de significado y se debilitan como el caracol que se deslíe a medida que transita por la tierra, no en vano dicen que el amor, al igual que la magia se van debilitando con la distancia y con el tiempo...

Guis.. dijo...

Oye a ti se te ocurre cada cosa ahh.