miércoles, septiembre 20, 2006

The Yes Men

Si tuviera los huevos bien puestos y fuera un poco más inteligente, me gustaría ser un “Yes Men” (www.theyesmen.org). Este grupo de tipos como nosotros, ha dado una nueva dimensión al activismo mediante una hazaña intelectual poderosa, simple y pacífica: Los Yes Men roban identidades, pero a diferencia de lo que muchos criminales hacen con los números de tu tarjeta débito o con las cédulas en épocas de elecciones, ellos además de robar la identidad, ¡la corrigen! Lo sorprendente del asunto es que corrigen la identidad reafirmándola, es decir, haciendo lo que las organizaciones objeto del latrocinio se supone deberían hacer en principio de cuentas. Y esto, es lo que constituye la afrenta.

Los Yes Men iniciaron sus actividades con una suplantación del sitio web de la Organización Mundial de Comercio en la que exageraban y satirizaban los planteamientos que promulgan el libre comercio entre las naciones del mundo como vía expedita al desarrollo. En el sitio suplantado se introdujeron artículos y contenidos en los que se llevaba a niveles obscenos la idea de “libre mercado” y se insistía en la cruel verdad: Los tratados de libre comercio sólo empobrecen más a los pobres y enriquecen más a los ricos, ¿Y qué creen? Pues a las grandes corporaciones y a los gobiernos tercermundistas que trabajan, trabajan y trabajan, les encantó la nueva franqueza de la página en la que se le decía al pan pan y al vino vino, y extendieron invitaciones a sus foros. Los tipos dijeron: Yes.

Así es como han estado robando y corrigiendo identidades sin cometer ningún crimen. “Estamos aquí debido a su invitación”. ¡Genial!

¿Se imaginan? Suplantar congresistas y tergiversar su verdadera naturaleza simulando que se preocupan por el pueblo y legislan en favor de la vida y el desarrollo; suplantar a las FARC-“EP” para que reivindiquen el hambre de los colombianos mediante una revolución; suplantar a la policía y simular que están aquí para proteger y servir; a algunos periodistas y simular que son imparciales, a algunos psicólogos y simular que saben algo que todos no sepan ya; a las EPS’s y simular que están aquí para cuidar nuestra salud; a los curas y simular que hablan desde su fe en Dios; simular asesores organizacionales y...bueno el sistema tiene sus límites.

Y, si bien no tengo los recursos, en este gobierno de Uribe, cada vez tengo mejores motivaciones, así que si alguien tuviera los huevos bien puestos y fuera un poco más inteligente que yo, y tuviera los medios, los motivos y la oportunidad, y decidiera robar una identidad y corregirla, yo estaré allí y diré: Yes.

5 comentarios:

la usuaria anónima dijo...

Me encanta como escribe, ojalá lo hiciera mas seguido.

Anónimo dijo...

Me voy a disfrazar de esposa y voy a simular un orgasmo

Anónimo dijo...

Mi aporte a esta jornada de simulaciones: Me disfrazaré de esposa y fingiré un orgasmo

tanakin dijo...

Interesante blog, no lo conocía y me sorprendió lo irónico que es. Está muy bueno el simulacro.

Anónimo dijo...

Ajá marzo 1º... Ooombe, dónde es que está ese nuevo post??

(no cumple ni años)

Diana C.