viernes, febrero 04, 2005

Requiem por los "Motores"

Como tengo un marcado desapego por los monopolios y en cambio una nostalgia exacerbada, la semana de mi convalecencia estuve dando vueltas por los viejos y olvidados motores de búsqueda, aquellos que nos eran tan afectos cuando el Internet despuntaba en nuestras vidas veinte años después de que era una realidad cotidiana en todo el mundo.

Hoy todos tienen a Google como su página de inicio y un hermoso maridaje. Ni siquiera sabemos como es que ganan dinero con nosotros y porqué sus acciones son ahora las más caras de cualquier compañía en Internet.

Yo tampoco tengo claro como es que este buscador tan limpio y eficiente eleva sus acciones más de un 16% en cada año. Pero sospecho como van a ganar dinero después. Así que mejor nos vamos preparando, y en una actitud antitrust vayamos echando una ojeada a los viejos motores, algunos de los cuales tienen gratos recuerdos y varias sorpresas, ahora que todavía podemos regresar gratis a Google.

De Yahoo (http://www.yahoo.com/) mejor ni hablar.

El viejo Excite (http://www.excite.com/), tiene un aplicación deliciosa llamada SearchSpay que muestra al azar lo que otros usuarios están buscando. Deben experimentar por sí mismos el placer voyerista de asomarse en una de las actividades más intimas de los internautas.

Lejos ya de las montañitas y colorinches de su antigua imagen, Altavista, (http://www.altavista.com/) con una presentación de esas biocinéticas, te permite buscar además de fotos y noticias, en archivos de video y MP3 un truco muy útil en la era post Naspster.

El querido Lycos (http://www.lycos.com/) es sólo la sombra de sus días de esplendor, la única innovación de su aburrida página inicial es la búsqueda de personas, en la que puedes localizar a la gente por su perfil profesional o por sus registros de seguro social o licencia de conducción, mientras vivas en estados unidos claro.

Y para quienes llegamos a usar Ask (http://www.ask.com/), el buscador que introdujo a la informática la búsqueda por preguntas naturales por allá en 1989, es evidente que abandonó la vanguardia y sigue teniendo problemas serios para entender las preguntas. Su iniciativa más interesante es que antes de mostrarte los resultados te ofrece definiciones autorizadas de tus términos claves, lo que es muy útil cuando redactas o preparas composiciones “Cut and paste”.

Un paseo triste por días pasados y buscadores vencidos y olvidados, cuyas direcciones que no recordaba tuve que localizar con el fabuloso Google.

No hay comentarios.: