jueves, enero 20, 2005

Un arma poderosa

Vive en un bellísimo apartamento del distrito Castro en San Francisco, tiene 47 años y una extraordinaria calvicie, se llama Mitch Altman y por treinta y cinco mil pesos puede cambiar radicalmente su vida.

Altman es un genio de la electrónica y un ser humano notable que notó desde hace 7 años que empezaban a aparecer televisores en más lugares de los que quisiéramos. Como si viviera en Barranquilla, Mitch vio que ningún restaurante, supermercado, consultorio, carnicería, salón de belleza o notaría pública, prescindía del televisorcito prendido las 24 horas.

Frente a esta abrumadora ubicuidad del show televisivo que resulta muy poco democrático para quienes todavía ojeamos revistas, leemos libros y conversamos con los amigos y la familia, Altman ofrece el TV-B-Gone un simple pero extraordinario aparatito del tamaño de un llavero, que funciona como control remoto universal y apaga cualquier televisor que se le atraviese.

Con esta portentosa arma en su mano, usted puede decidir dejar de ver muertos mientras almuerza, sufrir en la sala de espera de su odontólogo sin oír a Uribe, escapar de cualquier telenovela o Reallity mientras lo embellecen, y hasta hacer terrorismo si lo emplea diabólicamente en la calle 79 en los penalties de la final del campeonato sub-20 de fútbol que jugará Colombia.

Altman es uno de esos americanos que hace que uno se sienta orgulloso de estar alienado, por ello decidí publicitarlo y exhortar a todo el mundo a comprar y usar a discreción su TV-B-Gone que puede solicitar por míseros treinta y cinco mil pesos, en la página http://www.tv-b-gone.com Se ruega un poco de paciencia, pues los pedidos han mostrado un insospechado número de hombres y mujeres libres.

Ya he escrito a Mitch para que desarrolle también el Phone-B-Gone, el adminículo que apague teléfonos celulares en iglesias, conciertos, quirófanos y en mis clases de psicología.

No hay comentarios.: